Te ha costado mucho tiempo, has invertido mucho esfuerzo y trabajo, y por fin tienes tu web corporativa en marcha. Ahora sólo falta que los usuarios respondan, la visiten y te compren. Sí, hemos dicho bien, te compren, a ti, no tus productos.

¿Comprarías un producto del que nunca has oído hablar o a una marca totalmente desconocida para ti? ¿O por el contrario prefieres comprar algo a una marca que ya conoces o con la que estás ya familiarizado con su reputación?

Ves por donde vamos ¿no?

El 99% de las veces seguro que te quedas con la segunda antes que con la primera, por muy buen diseño web que presente, muy buenas fotos de producto presente y muy buenos precios que tenga. Así que ahora te estarás preguntando ¿Y cómo convenzo a la gente para que me compre? ¿Cómo me gano su confianza si no tengo el reconocimiento, el prestigio y el alcance de una gran marca como El Corte Ingles o Amazon?

En primer lugar, tranquilo, no es necesario un presupuesto multimillonario para generar confianza entre tus usuarios. Pero lo que sí necesitas es generar esa confianza, y el cómo es bien sencillo. Ponte en su lugar, y seguro que tú, al igual que ellos, te haces varias preguntas cuando llegas a una nueva web que necesitas que te respondan antes de que te fíes de esa web.

Pues bien, nosotros hoy te vamos a decir cuáles son esas preguntas y cómo responderlas. Y una vez lo hagas, tus usuarios empezarán a verte con otros ojos.

Concretamente son cuatro preguntas, a saber:

¿Quién?

La más evidente, ya que tus usuarios no te conocen, así que deberás presentarte de la mejor forma posible y decirles quien eres.

Con un menú de Quienes somos, con una página específica en plan Sobre nosotros, o con una sección de Acerca de, elige el método que quieras, y date a conocer. No es necesario que les cuentes toda tu vida, pero sí que les des unas nociones acerca de tu proyecto. Un detalle importantes es que tu nombre y logo estén presentes para que empiecen asociarlos ya y se vayan quedando con ellos.

¿Qué?

O más bien, a qué te dedicas y qué ofreces. Vale sí, están en tu web y pueden ver tus productos y/o servicios, pero siempre ayuda una explicación acerca de lo que el usuario se va a encontrar en tu web.

Y más allá de que lo cuentes, si lo muestras de la forma más visible posible, siempre será mejor que si el usuario tiene que perderse por la web para averiguarlo. Como se suele decir, una imagen vale más que mil palabras.

¿Qué te diferencia?

Muy raro tiene que ser tu producto o servicio para que no haya al menos unos cuantos más como tu vendiéndolo en internet. Así que tendrás que esforzarte un poco para dejar claro qué es lo que te hace distinto del resto.

Si consigues dar en el clavo y sabes destacar eso que te hace especial, tus posibilidades de aumentar su confianza y conseguir que te compren aumentarán sensiblemente.

El mejor precio de la red, envíos gratis, modelos exclusivos, productos de calidad… Argumentos hay muchos, pero sólo uno de ellos te hará distinto, así que diferénciate de alguna forma y haz que se enteren.

¿Y ahora qué?

Vale, ya saben quién eres, a qué te dedicas y qué les ofreces que otros no tienen. Ahora sólo queda el último punto, diles qué hacer.

Han llegado a tu web interesados en algo, tú lo tienes, les has convencido de que es lo que van buscando, así que ahora sólo queda que se lo pongas muy fácil para que acaben comprándolo.

Una llamada a la acción es el gancho perfecto para ello. No les dejes navegando por una inmensidad de páginas, pónselo fácil y verás como funciona. Y asegúrate de que esa llamada a la acción les lleva a donde ellos quieren, sino conseguirás lo contrario. Cosas como: “Cómpralo aquí”, “Aprovecha esta oferta”, “Últimas unidades”… funcionan muy bien.

Ahora sólo queda que te pongas frente a tu web y compruebes si respondes a estas cuatro preguntas.

¿No? Pues ya tardas en ponerte a ello. Cambia enlaces, diseños, botones… lo que haga falta.
¿Sí? Perfecto, pero no te olvides de que a tu web no llegan sólo por un sitio, de modo que un análisis de tus landing pages más habituales te vendrá bien para mejorar. Aquí es donde Google Analytics te puede ayudar y mucho, pero de él os hablaremos en próximos artículos 😉

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.