Dentro de la estrategia de marketing digital de la empresa debemos realzar nuestra marca a través de las redes sociales con publicaciones y fotografías impactantes y de calidad. Un vídeo corporativo también es importante, pues una imagen vale más que mil palabras. ¡Dedícale tiempo y esfuerzo!

Del mismo modo en el que buscamos crear contenidos profesionales y buscar los mejores ganchos para atraer a nuestro público a través de Facebook, Twitter, Instagram o LinkedIN, Youtube también es una plataforma importante que debe ser empleada como herramienta a la hora de desarrollar nuestro producto. Si queremos entrar en la sociedad 3.0 actual y que el público memorice nuestra marca, quedando atraído por nuestros servicios, deberemos cuidar al detalle cada aspecto de nuestra estrategia de marketing digital, y aquí entra en juego el vídeo corporativo.

En el vídeo corporativo debemos explicar a nuestra audiencia la finalidad, los valores y la filosofía de nuestro negocio. Es importante que éste sea capaz de solventar cualquier tipo de duda o problema que pudiese surgirle y que despertase en ella la necesidad de consumir nuestros productos/servicios debido a los grandes beneficios que le reporta. No obstante, el vídeo corporativo, que es la mejor carta de presentación de una empresa, suele ser el más perjudicado y en el que más errores absurdos se cometen fortaleciendo la imagen de la competencia.

¿Cuáles son esos errores?

  1. Contenidos aburridos: Aunque hayas realizado un gran despliegue en los medios técnicos empleados (buenos planos, desenfoques, contraplanos, innovadoras cámaras, música impactante, voz en off, etc.), si no eres capaz de ofrecer a tu público un contenido interesante, éste acabará aburriéndose. Será recomendable eliminar cualquier información que consideremos que no aportará valor al vídeo.
  2. Cifras y datos: El mensaje debe ser persuasivo y basado en afirmaciones que potencien nuestra marca, evitando informaciones demasiado enrevesadas (datos, cifras, porcentajes, etc.). ¡El vídeo corporativo debe llamar a la acción!
  3. Mala estructuración del guión: No es buena idea comenzar un vídeo contando la historia de una empresa. Un vídeo corporativo debe vender, y para ello será necesario explicar lo que hace nuestra empresa y en qué se diferencia del resto. ¡Hay que ir al grano! La información más relevante deberá figurar en los primeros segundos del vídeo para conseguir captar la atención del espectador.
  4. Locución y música pobres: El tono variará en función de quiénes fuesen nuestros clientes, pudiendo emplear un estilo formal o uno más joven, cercano y desenfadado. Un recurso que nunca falla es utilizar voces profesionales grabadas en estudio, así como una música innovadora.
  5. Desconocimiento de nuestra audiencia: Al no realizar un exhaustivo estudio de mercado caeremos en el error de no saber cuál es nuestro público, por lo que podríamos emplear un lenguaje equivocado.
  6. Olvidarse del SEO: Para optimizar nuestro vídeo corporativo deberemos aprender a posicionarlo correctamente en el mundo virtual, dándole difusión a través de las redes sociales. Es importante seleccionar adecuadamente las palabras clave.
  7. Enlazar con una landing page de poca calidad: Tu vídeo corporativo puede ser muy bueno, pero si luego no te lleva a una eficiente página web, el cliente acabará por desengancharse. ¡Invierte en tu página web!
  8. Demasiado largo: Nuestro vídeo corporativo debe ser breve, claro y conciso, con una duración de apenas 100 segundos. Y es que será mejor hacer varios pequeños vídeos que realizar un vídeo excesivamente largo. Otra opción será realizar dos versiones de un mismo vídeo; una larga para eventos y ferias, y otra corta para redes sociales y página web.
  9. Imitar a la competencia: Nunca debemos copiar el trabajo de otros, ya que ello denotará que no somos originales, ni imaginativos, ni creativos. Podemos usar el mismo estilo que la competencia, pero nuestro vídeo corporativo deberá reflejar un concepto completamente distinto. El trabajo en equipo siempre será beneficioso, ya que a raíz de una lluvia de ideas se conseguirá desarrollar un mejor producto.
  10. Ahorrar en el vídeo corporativo: No se lo pidas a un familiar o a un amigo, ni mucho menos te dediques a hacerlo tú mismo. Este trabajo requiere de una determinada inversión si queremos que los resultados sean efectivos. ¡Busca a los mejores profesionales y ahorra tiempo y dinero!

El vídeo corporativo es una herramienta por la que hay que apostar en cualquier estrategia de marketing empresarial. Negar la importancia de los formatos audiovisuales en la sociedad actual es cerrarse las puertas a un mercado exigente y cada vez más digitalizado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Menú