La explicación está clara: si usuario sigue a una marca en una red social de las tantas existentes en el mercado -con Facebook, Twitter e Instagram a la cabeza – es porque le interesa estar al día sobre las noticias de dicha empresa. Pero ojo, también éstos se pueden molestar, enfadar e incluso dejar de seguir a dichas marcas. Y más en situaciones como estas…

No importa la cantidad, sino la calidad de los seguidores que nuestra marca tenga en redes sociales. Eso está claro y es una máxima que en términos de marketing digital deberían seguir todas las marcas. Y como tal, hay que cuidar a dichos seguidores aparte de ofrecerles incentivos para que nos sigan siguiendo en redes sociales, que interactúen con nosotros y nos ofrezcan además (siempre en la medida de lo posible) información y opiniones que nos ayuden a mejorar nuestros productos y servicios. Según un informe realizado por la compañía americana Sprout Social el 73,4% de los estadounidenses siguen a las empresas porque quieren saber más.

Un dato extrapolable a cualquier país avanzado pero ojo, también las críticas hacia las empresas son las mismas en todos lados. Con lo que cuesta ganar seguidores, ¿cómo podemos perderlos? En el trabajo (casi) diario que llevan a cabo muchas empresas en redes sociales, sus profesionales o departamentos de marketing cometen algunos errores que terminan molestando a los seguidores. Unos lo dejan pasar, otros en cambio son más radicales y, cabreados, deciden “Dejar de seguir” a las marcas e incluso anular el tan importante “Me gusta” que persigue todo Social Media que se precie pero, ¿por qué?

Errores de las empresas en redes sociales

Los errores de las empresas en redes sociales suelen basarse en un desconocimiento real de qué son las redes, para qué sirven y sobre todo cómo gestionarlas. Por ello, es mejor optar por un servicio externo y profesional de redes sociales capaz de trabajar con éxito estos canales. Si no podemos caer en el riesgo de molestar y dejar escapar a los seguidores. Son tres los grandes errores de las empresas en redes sociales.

1.Una red social no es un canal de televenta

Hay que pensar que una red social no es un canal de televenta directo ni mucho menos. La conversión es difícil de medir y hay que ser cauto en este sentido. No podemos tener, por ejemplo, una tienda online de sofás y hablar cada día sobre un modelo o un enlace de compra. Acabaremos espantando a nuestros seguidores más pronto que tarde. Por eso es importante seguir una estrategia de marketing digital donde sí la parte más comercial debe estar pero ni mucho menos debe ser la única o la gran protagonista.

2. Información poco relevante

Imagina que tu empresa es una clínica dental. Y en redes sociales hablas solo sobre implantes o cómo limpiarse los dientes, por poner un ejemplo. El usuario quiere algo más, no quiere información poco relevante que puede encontrar en mil lugares en internet. El usuario busca la sorpresa, la emoción, la noticia diferenciada… algo que le haga seguir siendo tu seguidor e incluso comparta las publicaciones de tu empresa.

3.Demasiado contenido

Iniciar sesión en Facebook y encontrar un montón de mensajes de la misma empresa puede llegar a ser algo aburrido y absorbente. Ofrecer demasiado contenido en redes sociales puede llegar a ser muy pesado para los seguidores y dejar de seguir a las empresas por estos canales. En el punto medio está la virtud. Un consejo: no subas más de una foto en Instagram al día ni más de un post en Facebook. Ten mesura.

Recuerda, con lo que cuesta aumentar en seguidores como para aburrirles. ¡Mucho ojo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Menú