Todos somos capaces de relacionar determinadas marcas con su logotipo cuando nos las nombran. A través del logotipo percibimos todo lo que nos ofrece la marca y también la filosofía de la empresa. Lamentablemente el tiempo pasa y con ello los gustos de los consumidores. Es entonces cuando las marcas se plantean si es el momento de realizar un restyling.

Muchas empresas empiezan con un simple boceto como logotipo y al ganar fama este logotipo se convierte en su buque insignia. Sin embargo, tarde o temprano llega el momento de realizar un restyling de marca absolutamente para todas.

Los principales motivos del restyling de una marca son el relanzamiento, el cambio de posicionamiento y el rejuvenecimiento. Al referirnos al relanzamiento lo solemos poner en marcha cuando la marca no se encuentra en su mejor momento. También puede ser que haya una necesidad de romper con el pasado y se espera que el restyling ayude a ello.

El cambio de posicionamiento tiene lugar cuando decidimos que la posición que tenía el producto para los clientes cambie, es una buena forma de luchar contra la competencia. La estrategia de rejuvenecimiento se lleva a cabo cuando marcas que ya llevan muchos años en el mercado pretenden llegar a nuevas generaciones.

Cambios dentro de la empresa

En ocasiones la misma empresa cambia de accionistas y para demostrar externamente que han tenido lugar cambios en la empresa se opta por llevar a cabo un restyling de marca. Todos tenemos en nuestra mente marcas que al principio tenían un logotipo bastante sencillo y a medida que fueron ganando fama y clientes lo convirtieron en algo más profesional y de mayor atractivo visual. No hay ninguna duda de que el restyling puede ayudar a que la empresa se haga notar y también captar la atención de nuevos clientes.

Hay veces en las cuales, a la hora de realizar un restyling, las empresas deciden realizar mínimos cambios en el diseño y en otros casos se opta por emplear un logotipo totalmente nuevo. Es necesario que tengamos un logotipo que nos ayude a diferenciarnos del resto de competidores en el mercado. Muchas veces se llevan a cabo estudios de mercado antes de llevar a cabo el restyling para saber con antelación si el nuevo logotipo va a llamar la atención de los clientes y si va a ser bien recibido. No sería recomendable por ejemplo que cambiáramos de logotipo cada dos meses ya que esto podría acabar confundiendo a los clientes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.