La crisis sigue pasando factura a todas las empresas, independientemente del sector. No basta con bajar los precios o garantizar buenos servicios, sino que hay que luchar por ser los mejores. Para ello, lo mejor será saber qué hace el vecino, estudiar el comportamiento del mercado y desarrollar una eficiente estrategia de marketing.

Una de las decisiones más difíciles a las que se enfrenta una empresa en sus comienzos es la de seleccionar los mercados en los que se va a mover. Realizar un eficiente estudio de mercado nos permitirá obtener una información de calidad a la hora de saber qué estrategia seguir para lanzar nuestro producto o servicio y llegar a un target social determinado. ¿Cómo podemos poner en práctica una inteligencia de mercado eficaz?

Un estudio de mercado pasa por conocer la viabilidad comercial de una actividad económica concreta, partiendo de una información veraz y de calidad que nos ayudase en la toma de decisiones. Para poner en práctica el Business Intelligence, será necesario conocer las características de oferta y demanda del producto/servicio de la empresa en el mercado, así como profundizar en otros aspectos: canales de distribución, vías de comercialización (tradicional, tecnológica, etc.), etc.

Si nos centramos en la oferta, el estudio de mercado deberá recoger información relativa a la cuantía, el comportamiento y la distribución geográfica tanto de la producción nacional como de las importaciones. Con respecto a demanda, será necesario conocer el nivel de consumo del producto en el mercado, analizar sus características y estudiar el comportamiento de sus consumidores (edad, poder adquisitivo, nivel sociocultural, etc.). En relación a los canales de distribución, será necesario conocer las piezas que conforman dichos canales y los márgenes comerciales existentes. No obstante, otros aspectos normativos a nivel fiscal, laboral, logístico o arancelario no podrán ser descuidados en nuestro estudio de mercado.

Para enfocar nuestra búsqueda informativa en el estudio de mercado, lo ideal será clasificar las fuentes en dos tipologías: primarias (entrevistas, visitas a empresas y organismos…) y secundarias (estadísticas, publicaciones de asociaciones u organismos, encuestas…).

Emprendimiento digital

El estudio de mercado es la llave que nos abrirá las puertas de la productividad y el progreso de nuestro negocio, solo necesitamos tiempo y concienciarnos de que en la inversión está la solución. De nosotros depende tras la observación, decidir qué rumbo queremos que tome nuestra estrategia empresarial. Bien podemos invertir grandes sumas de dinero para conseguir posicionarnos siempre a la cabeza del sector, o bien podemos apostar por el valor agregado de la diferenciación a través de un diseño, imagen, atención y servicios óptimos e innovadores.

A la hora de desarrollar nuestra estrategia de marketing digital podremos poner en marcha un plan de acción variado y efectivo, en el que tras el estudio de mercado, profundicemos en otros aspectos importantes: gestión de redes sociales, análisis de influencias, mejoras del posicionamiento SEO, creación de contenidos de calidad para webs y blogs o publicidad digital. Cualquier herramienta de las citadas es clave cuando de emprender digitalmente se trata.

Si no quieres nadar para acabar muriendo en la orilla, apuesta por un flotador de primera calidad. Confía en la profesionalidad y la experiencia de una empresa que trabaje por ti, y que sea capaz de estudiar el mercado, para optimizar tus esfuerzos y alcanzar el mayor rendimiento posible. ¿Hablamos?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.